Seleccionar página

Comienza un nuevo curso y volvemos a la rutina con ideas sanas, nutritivas y que no requieren demasiado esfuerzo para facilitar la vuelta a la rutina low carb. La tortilla rellena de gambas sin hidratos es un plato delicioso y ligero, perfecto para cenar y acostarse sin pesadez de estómago. Pero también es ideal para un almuerzo siempre que se acompañe de un primer plato para configurar un menú completo.

La combinación de huevos y marisco (en esto caso, gambas) proporcionan las proteínas necesarias para regenerar nuestras células y fortalecer nuestro organismo, prescindiendo de los hidratos de carbono.

Para elaborar este plato se pueden usar perfectamente gambas congeladas, siempre que se tenga previsión de descongelarlas adecuadamente antes de cocinar. Si se utilizan gambas frescas, se pueden guardar las cáscaras y las cabezas para elaborar un caldo para utilizar en otra receta.

La cantidad de mayonesa es orientativa. Depende de cómo de jugoso se quiera el relleno o del gusto de cada comensal. Una buena opción es no pasarse con las cantidades y sacar un recipiente a la mesa para que pueda añadirse más quien lo desee.

Ingredientes (4 personas)

  • 8 huevos
  • 200 gr. de gambas peladas
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharadas grandes de mayonesa
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil

Elaboración

  1. En primer lugar, preparamos el relleno. Picamos finamente los ajos y los salteamos brevemente en una sartén con una cucharada de aceite de oliva.
  2. A continuación, añadimos las gambas peladas, salpimentamos y espolvoreamos con un poco de perejil. No es necesario mantener demasiado tiempo las gambas al fuego, ya que se pasan enseguida. Basta con que adquieran su característico color rosado.
  3. Añadimos la mayonesa y reservamos, a ser posible tapado para que no se enfríe.
  4. Batimos los huevos de dos en dos y hacemos cuatro tortillas francesas en una sartén antiadherente. Una vez que se haya cuajado la tortilla por un lado, damos la vuelta (podemos utilizar un plato si no somos muy mañosos) y, antes de que termine de cuajar del todo, añadimos el relleno de gambas y plegamos en dos.
  5. Si se quiere redondear el plato se puede añadir un puñado de queso rallado por encima, pero os aseguramos que con simplemente con los pasos que hemos dado quedará deliciosa.