Seleccionar página

Seguir una dieta nutritiva y saludable como la dieta isolipoproteica no significa tener que renunciar a los sabores de siempre. Basta con adaptar las recetas y ceñirse a los alimentos permitidos para poder preparar un plato tan atractivo como el pollo crujiente low carb que te ofrecemos a continuación.

El pollo es una carne sabrosa que aporta los nutrientes esenciales para regenerar nuestro organismo. Pero, además, destaca por su versatilidad. Permite todo tipo de opciones, aptas para todas las edades. El rebozado con cortezas sorprenderá especialmente a los más pequeños por su explosivo sabor.

Para hacer un menú completo puedes acompañar el pollo crujiente sin hidratos con una ensalada verde variada o con unas verduras al vapor.

Ingredientes (4 personas)

  • 1 kg de muslos de pollo
  • Una bolsa de cortezas de cerdo
  • 1 yogurt griego
  • 2 cucharaditas de pimentón picante
  • Ajo en polvo
  • Aceite de oliva
  • Pimienta blanca
  • Sal

Preparación

  1. El primer paso será poner el pollo a marinar con las especias. Para ello, mezcla el yogurt griego, el pimentón y el ajo en un recipiente y remueve bien. Sala los muslos de pollo e introdúcelos en la mezcla durante 15 minutos para que cojan sabor.
  2. Enciende el horno y precaliente a 175º.
  3. Tritura las cortezas de cerdo. Puedes utilizar una picadora o puedes hacerlo en un mortero grande. A continuación, introdúcelas en una bolsa de plástico junto con los muslos marinados y agita vigorosamente hasta que el pollo quede uniformemente rebozado.
  4. Coloca los muslos en una bandeja para horno cubierta por papel especial para evitar que se pegue. Rocía el pollo con un chorrito de aceite de oliva y hornea durante 45 minutos o hasta que esté listo. Lo ideal es que quede dorado por fuera, pero hay que tener cuidado para que también esté bien hecho por dentro.
  5. Acompaña de una ensalada verde, verduras o la guarnición que más te guste (siempre baja en carbohidratos)… ¡y a comer!