Seleccionar página

Cocinar al horno es una garantía de platos saludables y, en la mayoría de las ocasiones, rápidos de preparar. Por eso, es uno de los métodos preferidos para elaborar las recetas low carb que os proponemos en este blog con el objetivo de mejorar vuestra alimentación. ¿Por ejemplo? El pastel de brócoli sin hidratos es una opción magnífica para no saltarse la Isodieta.

La preparación es muy sencilla y no requiere de demasiado tiempo, aunque hay que preparar todos los ingredientes antes de hornear. A pesar de que incurramos en el riesgo de llegar a ser pesados, insistimos una vez más en que probéis a cambiar algunos de los ingredientes o sus proporciones hasta que deis con el gusto deseado. Experimentar en la cocina es una experiencia tan agradable como aprender a comer de forma sana y nutritiva.

Además de ser una de las verduras con un índice de carbohidratos más reducido, el brócoli es una importante fuente de vitaminas, combate la anemia y ayuda a prevenir el cáncer. Es uno de los alimentos especialmente recomendado durante la menopausia por su alto contenido en fitoestrógenos, que ayuda a suavizar los síntomas. Pero para que mantenga todas sus propiedades, es necesario que el brócoli sea cocinado de la manera adecuada, preferiblemente al dente.

El pastel de brócoli sin hidratos de carbono es una excelente opción para cualquier momento, una cena con o sin invitados, para llevar a la oficina o a la playa, etc. Sin embargo, reconocemos que el mejor momento para consumirlo es cuando está templado y recién hecho para disfrutarlo al máximo. Se puede acompañar con una ensalada verde ligera para completar el menú o tomar una buena porción como plato único.

Ingredientes (4 personas)

  • Un brócoli
  • 4 huevos
  • Queso emmental rallado
  • Un vaso de leche entera
  • 250 gr. de bacon
  • Mantequilla
  • Sal
  • Pimienta

 

Elaboración

  1. En primer lugar, separamos cuidadosamente las ramitas del brócoli, prescindiendo de todas las partes gruesas del tronco. Lavamos y cocemos en abundante agua con sal durante un máximo de 10 minutos. No es necesario que quede blando, basta con que esté al dente. Escurrimos y reservamos.
  2. Mientras se cuece el brócoli, salteamos el bacon troceado en pedazos gruesos en una sartén con unas gotas de aceite de oliva virgen (lo justo para que no se pegue).
  3. Precalentamos el horno a 175º.
  4. En un recipiente apto para asar, distribuimos el brócoli cocido y el bacon salteado.
  5. A continuación, batimos los cuatro huevos con el vaso de leche, salpimentamos y lo vertemos en el recipiente anterior. Truco: la cantidad de leche necesaria varía en función del tamaño del brócoli, por lo que aconsejamos usar menos de un vaso e ir añadiendo poco a poco hasta que los ingredientes queden cubiertos.
  6. Por último, añadimos queso rallado al gusto y dos cucharadas de mantequilla distribuidas encima de la mezcla anterior. Truco: el queso emmental es perfecto por su facilidad para fundirse, pero se puede utilizar cualquier resto de queso curado, mozzarella, etc. que quede en la nevera.
  7. Horneamos durante 40 minutos o hasta que los huevos se hayan cuajado y el pastel de brócoli tenga la consistencia deseada, ¡y a comer!