Seleccionar página

Lo reconocemos: uno de nuestros pasatiempos preferidos es intentar demostrar que cualquiera de tus platos preferidos tiene una versión baja en carbohidratos que es apta para la Isodieta. De este modo, comenzar una dieta nutritiva tan beneficiosa para tu organismo no te costará tanto esfuerzo ni te parecerá un cambio radical difícil de adoptar. Nuestros falsos nachos de calabacín low carb son un ejemplo perfecto de que no es necesario variar notablemente nuestros menús habituales ni es especialmente complicado preparar una cena con invitados.

Los nachos se pueden tomar solos como un snack para picar sano cuando estamos viendo la televisión o tenemos una reunión de amigos. Pero también es posible acompañarlos por una salsa guacamole casera sin hidratos, hecha con aguacate, tomate, cebolla, ajo, cilantro y zumo de lima. Con esta combinación evitaremos caer en la tentación de ingerir algún alimento no apto para la dieta isolipoproteica.

Te aconsejamos que pruebes la receta de los nachos de calabacín por su sencillez y su originalidad. La mayor complicación que presenta es la de elaborar el aderezo ranchero, necesario para asimilar lo más posible este plato a la receta original. Prueba estos falsos ‘Doritos’ y no dudes en compartir qué te han parecido y con qué los has combinado.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 2 calabacines
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharada pequeña de orégano
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Para el aderezo ranchero:

  • Medio yogur
  • Un chorrito de limón
  • Perejil
  • Eneldo
  • Cebolla en polvo
  • Ajo en polvo

Elaboración

  1. La elaboración de estos nachos de calabacín low carb no puede ser más fácil. Solo necesitamos los ingredientes y un corto periodo de horno, aunque vamos a comenzar por lo más laborioso: preparar el aderezo ranchero.
  2. El aderezo ranchero no es más que una combinación de especias, pero no es fácil encontrarlo en las tiendas en todos los países. Para elaborarlo mezclamos en primer lugar medio yogur con un chorrito de limón para sustituir el suero de mantequilla que lleva la receta original. Lo mezclamos con una cucharada pequeña de perejil, eneldo, cebolla en polvo, ajo en polvo, sal y una pizca de pimienta molida. Lo reservamos.
  3. Cortamos los calabacines en rodajas muy finas con una mandolina y retiramos el exceso de humedad con papel de cocina.
  4. Los colocamos en un cuenco o recipiente. Añadimos aceite de oliva, el aderezo ranchero, orégano, sal y pimienta, y mezclamos bien.
  5. Engrasamos una fuente para horno con aceite de oliva y colocamos las rodajas de calabacín extendidas. Horneamos a 200º durante 10 minutos o hasta que el calabacín esté crujiente y un poco dorados.
  6. Servimos en un bol con o sin salsa, ¡y a comer!

** ¿Te gusta el calabacín? Prueba los deliciosos espaguetis de calabacín con salsa Alfredo.